jueves, 8 de enero de 2009

BRASIL RECIBIRÁ MÁS DE 500.000 TURISTAS


La fiesta más internacional de Brasil se celebrará del 21 al 24 de febrero.


BRASIL RECIBIRÁ MÁS DE 500.000 TURISTAS EXTRANJEROS EN CARNAVAL


Los turistas que viajen este año a Brasil para celebrar el Carnaval podrán asistir a una gran variedad de espectáculos, ya que cada región cuenta con sus propios eventos culturales. Los estados más visitados son Río de Janeiro, Penambuco y Bahía, que atraen a más de medio millón de turistas extranjeros. En 2009, por el sambódromo de Río de Janeiro, desfilarán más de 60.000 alumnos de las mejores escuelas cariocas.
Río de Janeiro, ciudad de la Samba
El Carnaval surgió en Brasil a mediados del siglo XIX, con los primeros bailes. La contribución negra y mestiza, sobre todo a partir de la Abolición de la Esclavitud, fue crucial para esta fiesta carioca. Después de la Independencia, surgieron en Río de Janeiro los bailes de máscaras, parecidos a los parisinos. El gran éxito de estos bailes alentó otras formas de entretenimiento, tales como los paseos o promenades similares al casi extinto Carnaval romano.
Paralelamente al Carnaval formal que celebraba la burguesía, las calles de Río de Janeiro bullían con el movimiento popular de grupos de congadas (o congos), cucumbis y pequeños comerciantes portugueses (más tarde conocidos como Zé Pereiras). La mezcla de estos distintos grupos resultó en una multiplicidad de formas Carnavalescas, principal característica del Carnaval carioca.
En el Río de Janeiro, además de los tradicionales desfiles de los grupos de calle, muy comunes en barrios como Ipanema, Botafogo y Laranjeiras, se realiza lo que puede considerarse uno de los mayores espectáculos audiovisuales del mundo: el desfile de las Escuelas de Samba. El lugar del desfile, icono del Carnaval contemporáneo, es conocido internacionalmente como Sambódromo. Para 2009, los desfiles del grupo especial de las escuelas de samba de Río de Janeiro están programados para los días 22 y 23 de febrero. Durante una hora y veinte minutos cada escuela exhibe la belleza de la creatividad de los artesanos locales, enseñada con toda la fuerza, brillo y movimiento. Estas asociaciones destacan por el lujo de los trajes y cuentan con aproximadamente cinco mil participantes cada.
El frevo sacude la fiesta de Olinda y Recife
La historia de Carnaval de Pernambuco es una de las más antiguas de Brasil. Esta fiesta pagana europea llegó a Brasil con los colonizadores portugueses. En un principio consistía en un juego en el que se lanzaba harina, pinturas y agua sucia. Poco a poco incorporó elementos como el confeti y la serpentina. La fiesta cambió en el siglo XVII con la asimilación de las costumbres africanas. En el siglo XIX, surgieron el frevo y el paso, que actualmente son las principales características del Carnaval de Pernambuco, especialmente en las ciudades de Olinda y Recife. A partir de entonces, empezaron a organizarse las primeras asociaciones en los barrios populares. Los grupos más numerosos y organizados desfilan por la capital pernambucana y por Olinda. Es el caso de Galo da Madrugada, registrado en el libro "Guinness" cómo el más grande del mundo.
La fiesta de Recife se hizo famosa por su gran diversidad de ritmos: frevo, maracatu, caboclinho, ciranda, coco, samba, rock, reggae y manguebeat. Son más de tres mil presentaciones, que reúnen a 430 asociaciones Carnavalescas y shows con más de 180 artistas.
En Olinda, la principal característica del Carnaval son los pequeños bloques o troças, con los famosos gigantes. Estos personajes se inspiraron en figuras similares creadas en Europa, en las fiestas religiosas de la Edad Media. Los muñecos, que prestan homenaje gente conocida, representaban a figuras bíblicas en la Antigüedad.
La fiesta de Olinda preserva las tradiciones más puras del Carnaval pernambucano. Cada año, por las calles y laderas de la Ciudad Alta, desfilan cientos de asociaciones, que mantienen vivas las genuinas raíces de la fiesta más popular de Brasil. Son clubes de frevo, troças, bloques, maracatus, caboclinhos y afoxéscuyos espectáculos reflejan el mestizaje de las costumbres y tradiciones de blancos, negros e indios, la base de la formación del pueblo y de la cultura brasileña.
Una multitud sigue al trío eléctrico en Salvador
El Carnaval de Salvador (Bahía) es famoso por la gran participación popular y la mayor atracción de la fiesta bahiana es el trío eléctrico. La tradición de los tríos se inició en 1950, con la pareja eléctrica formada por Dodô y Osmar. Los artistas decidieron restaurar un viejo Ford 1929 y salieron por las calles tocando subidos al coche y con el sonido amplificado por altavoces. Su espectáculo arrastró una multitud por las calles del centro de la ciudad y, desde entonces, la tradición se repite en cada edición del Carnaval en Bahía.
Además de acompañar al trío eléctrico por las calles de Salvador, los visitantes tienen también la opción de visitar la Ciudad del Carnaval. El lugar ocupa un área de 25 kilómetros, con camarotes, anfiteatros, puestos de emergencias, puestos policiales, además de una infraestructura especial montada por las distintas entidades municipales, estatales y federales. Durante los seis días de fiesta, Salvador recibe turistas de Brasil y de todas partes del mundo.
Los grupos afro descendientes, con sus tambores y el sonido de los afoxés, integran ritmos y estilos variados en una única celebración. Ligados al candomblé, los grupos exaltan las raíces de la cultura africana y llevan para las calles un espectáculo para escuchar, bailar y cantar.
El Pelourinho, uno de los principales lugares de interés turístico de Salvador, acoge la sede de varios grupos. Los grupos más conocidos del público son: Olodum, los Filhos de Gandhi e Ilê Aiyê. La fiesta en la capital bahiana reúne a más de dos millones de "foliões" que desfilan por las calles de la ciudad en tres circuitos: Osmar (Avenida), Dodô (Barra-Ondina) y Batatinha (Centro Histórico).


Por:


Marisol Gálvez /Ana López.

No hay comentarios: