domingo, 30 de agosto de 2009

Río, candidata a sede de las Olimpiadas 2016




"Postales de Río de Janeiro, ciudad candidata a sede de las Olimpiadas 2016"

El Cristo Redentor y el teleférico del Pan de Azúcar son los principales símbolos de la ciudad.

Viajar a Río, ciudad candidata a sede de las Olimpiadas 2016, y no visitar el Corcovado y el Pan de Azúcar es como ir a París sin contemplar la Torre Eiffel o a Nueva York sin ver la Estatua de la Libertad. Las principales tarjetas postales de la ciudad son también bienes del Patrimonio Histórico Nacional: la estatua del Cristo Redentor, en el Corcovado, y el teleférico, en el Pan de Azúcar.

Elegida como una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, la estatua del Cristo Redentor, ubicada en el cerro Corcovado, fue inaugurada el 12 de octubre de 1931. Existen tres opciones para visitarla. La primera, un vuelo panorámico en helicóptero saliendo desde la Laguna Rodrigo de Freitas, pudiendo contemplar también el Pan de Azúcar en el mismo vuelo. La segunda, ir en coche hasta la Carretera de las Paineiras, donde se continua en un vehículo acreditado hasta la estatua. Y la tercera, un paseo en tren desde la Estación Corcovado, que funciona diariamente desde las 08:30hrs hasta las 18:30 hrs. en el barrio de Cosme Velho.

El ferrocarril del Corcovado, más antiguo incluso que el propio Cristo Redentor, es el primer tren construido exclusivamente para fines turísticos y también fue el primero electrificado de Brasil. Durante cuatro años consecutivos transportó cada una de las partes del monumento hasta lo alto del Cerro Corcovado, donde se construyó la estatua.

El primer pasajero ilustre en hacer el trayecto que cruza la Floresta de Tijuca fue el emperador Don Pedro II, quien inauguró la línea férrea el 9 de octubre de 1884. En esa época se consideraba el tren de vapor un milagro de la ingeniería por recorrer 3.824 metros de línea férrea en un arduo terreno. En 1979, los vagones de madera fueron sustituidos por unos suizos, más modernos y seguros.

Desde cualquier punto de Río de Janeiro, se ve al Cristo Redentor, símbolo de la simpatía del pueblo carioca, que recibe a todos con los brazos abiertos. Asimismo, desde lo alto del monumento se puede contemplar prácticamente toda la ciudad. En la base de la estatua, el turista encuentra mapas que indican cómo llegar a la Laguna Rodrigo de Freitas, las playas de Copacabana e Ipanema, el estadio de Maracaná, el puente Río-Niteroi, la Isla Fiscal y, obviamente, el Pan de Azúcar con su teleférico.

El Pan de Azúcar representó a la ciudad de Río en la elección de las Siete Maravillas Naturales del Planeta. Desde 1912 hay viajes diarios en el teleférico, con salidas cada 20 minutos, entre 08:00 hrs. y las 19:50 hrs. Es el único teleférico del mundo con laterales totalmente transparentes, ofreciendo al viajero 360 grados de deslumbrantes paisajes, como las playas de Flamengo, Botafogo, Leme, Copacabana, Ipanema y Leblon, la Piedra de Gavea, el macizo de Tijuca y el Corcovado, el centro de la ciudad, el puente Río-Niteroi, y al fondo, la Sierra de Mar, con el pico Dedo de Dios.

Con sus 396 metros de altura, el Pan de Azúcar es la montaña brasileña con el mayor número de vías de escalada, cerca de 60. La primera escalada individual la realizó en 1817 la inglesa Henrietta Carsteirs, quien izó la bandera de Gran Bretaña en la parte más alta del cerro.

El 2 de diciembre de 1877, el Pan de Azúcar fue escalado por cuarta vez por los ingleses John Branner, J. Oliver y Y. Benest, quienes en esta ocasión izaron la bandera brasileña. Doce años más tarde, los cariocas recibieron al emperador Don Pedro II, al regresar de su viaje a Europa, con una pancarta con la palabra “salve”, colocada en lo alto del cerro por los cadetes de la Escuela Militar de la Praia Vermelha.

No hay comentarios: