lunes, 19 de octubre de 2009

Cine brasileño en el Festival Iberoamericano de Huelva


El Festival Iberoamericano de Huelva dedicará una sección al cine brasileño

Entre los siete títulos que se proyectarán se encuentran "Cidade Baixa", "A casa de Alice" y "Mutum"

El Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, que celebrará su trigésimo cuarta edición entre el 15 y el 22 de noviembre, ofrecerá un ciclo con una selección de los títulos más representativos de la cinematografía brasileña de los últimos años.

A casa de Alice (2007), de Chico Teixeira, es uno de los títulos englobados en esta sección. Se trata del primer trabajo de ficción de su director, en el que narra la vida de una familia común de São Paulo. También forman parte de este ciclo Mutum (2007), de Sandra Kogut, filmada en una de las zonas de pobreza extrema de Brasil; y Tropa de élite (2007), de José Padilha, un largometraje que supuso un auténtico fenómeno en Brasil, y que recibió el Oso de Oro en la 58 edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, entre otros galardones.

Premiada con el Colón de Oro en la 31 edición del Iberoamericano, Cidade Baixa (2005), ópera prima de Sérgio Machado, es otra de las seleccionadas, junto con Quase dois irmãos (2005), de Lúcia Murat, una historia dramática que se desarrolla desde los años 50 hasta nuestros días y que cuenta la vida en un centro penitenciario durante la dictadura militar de la década de los 70.

Cierran el ciclo Cinema, aspirina e urubus (2005), de Marcelo Gomes, y Contra todos (2004), de Roberto Moreira. La primera, una road movie que supuso el primer largometraje de su director, se desarrolla en el Brasil de los 40, en plena dictadura y con la II Guerra Mundial causando estragos. Por su parte, el filme de Moreira es un drama en el que quedan patentes las mentiras, las traiciones y las venganzas de una familia de clase media-baja en las favelas de São Paulo.

Estos sietes largometrajes ofrecen una amplia visión del cine brasileño contemporáneo, con un variado panorama de autores que evita la estandarización, así como los guiones y los cánones estéticos previsibles y repetitivos, con argumentos que parten de la realidad y dan lugar a un cine vital. Tanto es así que desde el 2000 hasta hoy se han distribuido en Brasil alrededor de 50 filmes al año, mientras que los datos de producción y mercado señalan que en 2007 se han producido 82 largometrajes nacionales.

No hay comentarios: