jueves, 15 de marzo de 2012

Brasileños encabezan las deportaciones en Barajas / Madrid.



El caso de la Braslieña Dionisia Rosa deportada a los 77 años en el Día Internacional de la Mujer en Madrid, aunque llegó con su nieta que vive legalmente en España es apenas uno más de los miles de casos que sucedieron en Barajas a lo largo de los últimos cuatro años. En algunos de ellos los pasajeros si cumplían la normativa.


Después de todo lo sucedido la semana pasada con ese y otros casos similares en Barajas, el tema ahora es centrarse si debemos o no seguir siendo consumidores de los productos de Zara, Telefónica y Banco Santander en Brasil. es en nuestro país que estas últimas dos empresas españolas alcanzan sus mayores beneficios económicos.


No debemos impedir o dificultar la entrada de emigrantes o turistas españoles en nuestro país, debemos tratarlos mejor que nunca y predicar con el ejemplo, así es como uno demuestra humanidad y no pagando con la misma moneda.

Tenemos que hacer doler en el bolsillo de las grandes multinacionales  españolas, no en las personas que migran en busca de una vida mejor. Esas merecen recibir un trato exquisito.

El 40% de los pisos que se venden o alquilan en esos momentos en Miami son para inmigrantes brasileños, la cantidad de turistas desde Brasil que llegan a París aumentó 30% el pasado año.

En esos países es donde los brasileños están recibiendo un trato excelente, tolerante y educado como corresponde a todo ciudadano del mundo que cruza una frontera, y en el caso de los mayores más cariño y cuidado todavia hay que tener.

Las leyes las hacen los políticos que son elejídos por el pueblo que se entera de ellos y de sus programas atraves de las campañas electorales que son patrocinadas por los grandes bancos e grandes empresas.

Es por eso que en Brasil se debe dar la circunstancia muy razonable, pacifica y muy posible de que los brasileños no consuman productos de grandes empresas españolas, quizás así esas empresas hablen con los políticos y las cosas cambian para el bien de ambos países.

No se puede discutir el derecho de España a permitir la entrada o no a una persona sin carta de invitación, es un país soberano, puede y debe hacerlo.

Pero el trato dado a una señora de 77 años y obligarla antes de la deportación a llevar la misma ropa tres días y tres noches es totalmente inhumano y un trauma para una persona de esa edad.

Sigo pensando que España saldrá perdiendo con esto porque su economía depende hoy de Brasil y China y seguirá así durante las próximas décadas eso sin decir que no pertenece al G20, está alli como invitado pero no se sabe hasta cuando...

España perdió el rumbo y la noción de la realidad actual del mundo, otra vez los mismos errores del pasado y es por eso y la falta de autocritica que la economía se hundirá aún más y volverán a emigrar.

Otros países de Europa y del mundo están haciendo alianzas con Brasil y no la construcción de muros como es el caso de España, que entró en un concurso infantil de ver quién puede más ... un país sin recursos naturales, sin apenas industria, sin tecnología puntera, que condena a su juez más respetado en el mundo, libra al miembro de la monarquía que desviaba dinero publico y que además no escucha a sus filósofos ...

Un gran trsiteza es lo que siento al ver a un país que me encanta y donde tengo una hija tropezar con la misma piedra por séptima vez ...

Reginaldo Lima.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

temos que dar o meu tratamento a todos os paises que mantemos telaçoes, porque os espanhois tem vantagem aqui em nosso pais?? porque eles vem e vao e nada da e quando aqui ficam se tornam esmpresarios as nossas custas..o pais e nosso e nao do mundo, ja que é pra sacaneiar vamos torcer o pepino deles tmb.
alice freitas

Brasil dijo...

Creo que en algunas cosas que comentas en tu post tienes razón pero en otros asuntos no. España no depende en absoluto de Brasil para nada, es al contrario. El crecimiento de Brasil, en gran parte, está basado en sus exportaciones y si Europa (y con ello España) dejan de comprarle esos productos y materias primas, los números de la economía brasileña cambiarían mucho mucho....

Por cierto, muy interesante tu blog, un placer pasar por aquí.

Saludos.