martes, 4 de octubre de 2016

Brasil retira el idioma español de la enseñanza publica



Por : Alessandro Giordano - Presidente de Asociación de Profesores de Lengua Esapañola en Estado de Paraíba - Brasil. EL FANTASMA DE LA IGNORANCIA RECORRE BRASIL Un fantasma recorre Brasil: el fantasma de la ignorancia. El día 22/09/2016, en Brasil aconteció lo inesperado: la medida provisoria 746 promulgada por el nuevo presidente de Brasil, Michel Temer, modificó por completo la educación secundaria brasileña. La reforma de la secundaria querida por el presidente de Brasil, Michel Temer, así como un verdugo, está cortando la cabeza de los jóvenes brasileños y de las generaciones futuras. En poco tiempo la luz que los brasileños habían recuperado con el gobierno de Lula y Dilma fue apagada por el soplo infernal del gobierno Temer. La escuela es un lugar en que se forman mentes, personalidades, ciudadanos para que éstos puedan entender el mundo que los rodea (fuera del ambiente escolar) y modificarlo y que, por su vez, puedan ser modificados. El mundo del cual estoy hablando es el mundo líquido tanto defendido por Baumann, tan líquido que ahora huye de las manos de los brasileños que no logran acompañar los cambios sociales. Los cambios más evidentes aportados por la Medida Provisoria 746 se refieren a la enseñanza de Educación Física, Sociología y Filosofía y de Lengua Española. Por lo que atañe las primeras 3 asignaturas serán optativas, es decir, no harán parte del curriculum educativo. Esto es seguramente una pérdida enorme para el desarrollo mental de los alumnos brasileños cada vez más alienados del mundo en el que viven. Los alumnos, en Brasil (y es una lástima), no están acostumbrados a pensar, cuestionar, cambiar de opinión, la mayoría afirma tener una idea muy clara sobre varios asuntos sin darse cuenta que esta idea, opinión, no es el resultado de una reflexión sino de puntos de vista adoptados por la mayoría de la sociedad y, por este motivo, considerados justos y verdaderos. La sociedad brasileña, en la mayoría de los casos, profundamente religiosa acepta, sin razonar, los dogmas impuestos por las autoridades tanto religiosas como políticas, pelea por religión y por política, debido a la falta de costumbre de razonar sobre los acontecimientos para poder crear una opinión y estar abierta a nuevos puntos de vista. Por los motivos anteriormente expuestos, la pérdida de asignaturas como filosofía y sociología representa un problema para el desarrollo crítico de la futura clase dirigente brasileña. Otra pérdida enorme es aquella relativa a la enseñanza de lengua española. Se afirma, justamente, que una lengua tiene un valor económico que le confiere su importancia es determinada sociedad. Oficialmente la lengua usada para los intercambios comerciales es el inglés y esto sería justo si todos hablaran inglés en el mundo, pero sabemos que esto no corresponde a la verdad. Brasil es el único país de América Latina ( y no América del Sur como era llamado el continente americano de lengua neolatina dándole una connotación negativa) de lengua portuguesa, rodeado por otros de lengua española cuya enseñanza de inglés no es sobresaliente. El estudio de la lengua española, entonces, abriría a Brasil otras fronteras en el mercado continental visto que le permitiría un óptimo intercambio y crecimiento para romper el dominio anglosajón. En 2005, durante el Gobierno del ex presidente Luís Inácio Lula da Silva, en Brasil, fue promulgada la Ley 11.161 que daba a la enseñanza de lengua española, en la secundaria, un lugar mejor de lo que tenía anteriormente, pues la lengua cervantina debería estar presente, obligatoriamente, en el curriculum educativo y los alumnos podían escogerla junto a la lengua inglesa. En la ley se establecía que, en un intervalo de 5 años, la implantación de la enseñanza de lengua española sería total. Tenemos que decir que esto no aconteció, en el sentido que no todas las escuelas brasileñas incluyeron el español en su curriculum educativo pero la difusión de la segunda lengua más hablada en el mundo tuvo una profunda difusión tanto que era el idioma más escogido por los alumnos durante la selectividad. Con la Medida Provisoria del presidente Temer la ley 11.161 fue abrogada y Brasil volvió a ser una isla de la América Hispánica. Como si eso no fuera suficiente se decidió que para ser profesor será necesario cualquier licenciatura que tenga un curriculum parecido a la de una asignatura específica para que se pueda impartir clase de la misma, es decir que una persona graduada en geografía puede dictar clase de lengua portuguesa, literatura, historia, lengua inglesa, etc. Brasil que durante la primera década del siglo XXI había mejorado su posición económica está caminando ahora para una profunda crisis intelectual que aliena los estudiantes del mundo, no les permite de pensar ni de crecer, cierra las fronteras para el desarrollo económico, cultural y social con la eliminación de la enseñanza del español, además de cerrar los ojos, la boca y los oídos del pueblo brasileño que será cada vez más religioso, adulador y poco crítico. Esperamos que el pueblo se levante contra esta guillotina social, haga escuchar su voz y que, en las próximas elecciones, sepa votar.

Para contactar con el grupo de profesores de español es aqui facebook