lunes, 12 de marzo de 2012

Dilma cambia la política externa de Brasil





P+E





La presidente Dilma Rousseff quiere aprovechar el buen momento de Brasil en el escenario internacional, y realiza una audacia diplomática respecto de Luiz Inácio Lula da Silva.


RÍO DE JANEIRO y BRASIL (O Globo). La presidente Dilma Rousseff ordenó a los altos niveles del área internacional del Ejecutivo que replanifiquen la política externa brasileña para adaptarse al escenario mundial después de la Primavera árabe y la crisis europea. 
"Es hora de aprovechar el buen momento de Brasil para aumentar la influencia del país en el escenario internacional. La frase que se ha convertido en un mantra repetido por ministros, asesores y diplomáticos, es la inspiración básica para todos los involucrados en la discusión de los cambios en la política externa brasileña", se explicó.
"Hubo fuertes cambios en el mundo el año pasado. Por eso, vamos a redefinir un proyecto de diversificación de Brasil en el mundo", resumió el asesor de Asuntos Internacionales de la Presidencia, Marco Aurélio Garcia.
Desde el comienzo del año, un selecto grupo de ministros y asesores especiales del área externa discuten maneras de que Brasil aproveche el entusiasmo por el país para amplificar su voz en los grandes temas de la actualidad. 
El equipo está liderado por los ministros de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota; de Finanzas, Guido Mantega; y de Medio Ambiente, Izabella Teixeira. 
Cada uno en su área, trazarán las oportunidades de fortalecer la presencia brasileña en la agenda mundial.
"Las relaciones internacionales no son una ciencia exacta. Tratamos de buscar caminos a través de una postura coherente que dé credibilidad al país", explica Patriota.
En un lenguaje más sencillo, los diplomáticos más simples que ya están sintiendo el gusto de participar en las decisiones más importantes del mundo y son muchos los indicios de que Brasil está entrando al grupo de los países dominantes.


Es una antigua ilusión de Brasil. Probablemente resulte el minimo comun denominador permanente que puede unificar la historia política del país, desde el Imperio a la República, e inclusive, de la Revolución del '64 a la democracia vigente).
"Ésta es la experiencia que necesitamos sistematizar y transformar en política", dijo un embajador.
Según Patriota, el Gobierno va a mantener lo que  llama "anclaje regional" en su política externa, centrado en la preservación de la paz y la democracia en América del Sur. 
En la esfera económica, el canciller dijo que las perspectivas para los países de la región son las más promisoras de las últimas décadas.
"Eso nos permite concentrarnos en una agenda positiva y en una participación plena en los grandes temas internacionales", observó el ministro.
Marco Aurélio, coincide pero cree que los países de la región necesitan más atención de Brasil: "Los vecinos reclaman nuestra atención. Están carentes".
Tanto él como Patriota destacan que el mundo ahora es multipolar, lo que permite un mayor número de protagonistas. Ambos citan a China como ejemplo y señalaron los diferentes puntos de vista surgidos en el Consejo de Seguridad de la ONU respecto a Siria: chinos y rusos por un lado y americanos por el otro.

No hay comentarios: